Historia de cómo tu negocio puede hundirse por culpa de las redes sociales sin tener presencia en ellas

Pongamos que tienes una empresa y que todo va bien. Los clientes acuden con asiduidad y has logrado consolidar tu marca a través del boca a boca y la publicidad tradicional a lo largo de los años. No te preocupa la comunicación en Internet. Total, las redes sociales nunca te han hecho falta para que todo vaya bien.

Un día, un cliente ocasional hace una mala crítica exagerada y claramente intencionada sobre tu marca en Facebook. La maquinaria no falla: sus contactos empiezan a compartir y a reforzar su opinión y la cadena de detractores va creciendo y creciendo. Muchas de las personas que opinan ni siquiera han pasado nunca por tu local, o no lo han hecho desde hace mucho tiempo; no conocen tus productos, ni tus servicios, pero entran al trapo compartiendo y comentando sin ir a ver por sus propios ojos si lo que “alguien” (y alguien puede ser cualquiera) dice en Facebook es verdad. ¿Acaso no es criticar sin saber el deporte nacional?

Muchas empresas se ven perjudicadas por malas opiniones sobre sus negocios en las redes sociales y no lo saben

Algunos de tus clientes intentan alertarte sobre lo que está pasando y buscan la fanpage de tu negocio, pero resulta que no existe, así que tendrán que esperar a la próxima vez que te visiten para comentártelo.

Tú, ajeno a todo esto, te das cuenta de que el número de clientes empieza a caer y con él tus ingresos. No entiendes por qué y, sin saber cómo reaccionar y qué es lo que está provocando ese descenso gastas un montón de dinero y recursos en cosas que realmente no necesitas, como cambiar el mobiliario o el uniforme de tu personal. Sin darte cuenta y sin conocer muy bien los motivos, estás corriendo el peligro de perder tu identidad, tu sello distintivo como negocio, para “adaptarlo a los nuevos tiempos”. Después de unas semanas, un cliente te pregunta sobre los rumores que hay sobre tu negocio en las redes sociales y decides hacerte tú mismo la cuenta de Facebook. Tras leer, atónito, la gran cantidad de mentiras y cosas horribles que se dicen sobre el negocio que tantos esfuerzos te ha costado levantar y mantener a lo largo de tu vida, contestas instintivamente a todos y cada uno de los mensajes de esa gente ingrata que ha decidido hundirte. Sin reflexiones, ni miramientos. Desde el rencor más absoluto. Como no tienes tiempo para atenderla, la página de tu negocio queda abandonada en pocos días, lo que contribuye a agravar aún más tu crisis de identidad corporativa.

No todos los negocios tienen por qué estar en redes sociales, pero la monitorización de su imagen corporativa es imprescindible para saber lo que se dice sobre su marca

¿Te parece una historia exagerada? Pues es real y ha pasado hace muy pocos días a unas personas cercanas. No todos los negocios tienen por qué estar en redes sociales, pero nunca debes dejar de vigilar tu presencia en ellos. La monitorización es vital porque, aunque tú no estés en la Red, tus clientes sí; y siempre alguno puede levantarse con un mal día o ganas de hacer daño, sean cuales sean los motivos.

¿Quieres que sean otras personas y sus contactos los únicos que digan cosas sobre ti en las redes? O lo que es peor: ¿quieres que se haga crítica destructiva sobre tu negocio y no enterarte de ello?

Julio de la Rosa

Julio de la Rosa

Prensa, Eventos y Socio Co-Fundador at NexGlobal
Apasionado de la comunicación y las personas, mi hábitat natural es trabajar rodeado de ellas, eterno radioaficionado, EA8BVF, descubro en las redes sociales un sitio donde seguir comunicando.

Buscaba un lugar dónde hacer lo que más me gusta; antes fotógrafo, comercial, vendedor, técnico y siempre autodidacta, siempre persiguiendo otras experiencias, voluntario para cualquier proyecto apasionante. Me formé en protocolo y comunicación. En Nex he encontrado ese lugar, aporto optimismo a mis compañeros y a todo el que se acerca a nosotros, he de reconocer que me gusta.

Siempre incansable, llego a parecer una navaja suiza, con una solución para todo o casi todo.
Julio de la Rosa
Julio de la Rosa
Julio de la Rosa
Apasionado de la comunicación y las personas, mi hábitat natural es trabajar rodeado de ellas, eterno radioaficionado, EA8BVF, descubro en las redes sociales un sitio donde seguir comunicando. Buscaba un lugar dónde hacer lo que más me gusta; antes fotógrafo, comercial, vendedor, técnico y siempre autodidacta, siempre persiguiendo otras experiencias, voluntario para cualquier proyecto apasionante. Me formé en protocolo y comunicación. En Nex he encontrado ese lugar, aporto optimismo a mis compañeros y a todo el que se acerca a nosotros, he de reconocer que me gusta. Siempre incansable, llego a parecer una navaja suiza, con una solución para todo o casi todo.
Usamos cookies, propias y de terceros con el fin de analizar y gestionar sus preferencias en nuestra web. Si continua navegando acepta su instalación. Más información ACEPTAR
Aviso de cookies